lunes, 3 de enero de 2011

Videla : le esperan dos juicios en Tucumán

"la patria me lo demandaba"
También serán enjuiciados Menéndez y el "Tuerto" Albornoz

El ex presidente de facto se sentará en el banquillo de los acusados el próximo 15 de febrero, en el marco de la causa "Romero Niklison", por el asesinato de cinco montoneros en 1976. Un mes después, será juzgado por la muerte de Osvaldo De Benedetti, ocurrida en 1978.

El ex presidente de facto, Jorge Rafael Videla, uno de los principales ideólogos del golpe de Estado de 1976 y responsable por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante los "años de plomo" en Argentina, será juzgado por primera vez en Tucumán, desde la reapertura de las causas por esos delitos, a partir del próximo 15 de febrero.
El proceso, que será llevado adelante por el Tribunal Oral Federal de Tucumán (TOF), se enmarca en la causa "Romero Niklison", en la que se investiga el asesinato de cinco personas.
Junto a Videla, también estarán sentados en el banquillo de los acusados Luciano Benjamín Menéndez, ex jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, y al ex policía Roberto Heriberto "El tuerto" Albornoz.
Otra particularidad del que será el primero de los seis juicios por delitos de lesa humanidad que ya tienen fecha para 2011 en nuestro país, es el hecho de que, por primera vez, el ex gobernador de facto de Tucumán, Antonio Domingo Bussi, por razones de salud, no estará entre los acusados.
Los hechos por los cuales serán juzgados Videla y los otros imputados acontecieron el 20 de mayo de 1976, cuando, en horas del mediodía, se produjo un allanamiento por parte de personal de la Vª Brigada de Infantería y de fuerzas policiales de Tucumán en el domicilio donde vivían María Alejandra Niklison y Gerardo Alfredo Romero, en calle Azcuénaga 1.876, de la Capital provincial.
Momentos antes del allanamiento, en ese domicilio, ubicado en el barrio Echeverría, se encontraban reunidos cinco militantes pertenecientes a la Organización Político-Militar Montoneros de Tucumán, quienes estaban participando de una reunión de conducción de la zona Este. Ellos eran María Alejandra Niklison, Fernando Saavedra Lamas, alias "Pepo"; Juan Carlos Meneses (cuyo nombre falso era Miguel Angel Gonzalez Cano, oriundo de la provincia de Santa Fe) Atilio Brandsen y Eduardo González Paz, más conocido como "Tomas" o "Martín".
Fuerzas conjuntas del Ejército y de la Policía provincial lanzaron explosivos y tomaron por asalto la casa, ingresaron a la vivienda y, simulando un enfrentamiento, asesinaron a todos los moradores con disparos de arma de fuego. Uno de los ocupantes, Saavedra Lamas, logró escapar de la casa, pero fue asesinado por los mismos agresores al frente de una iglesia cercana.
Testigos relataron que frente del domicilio allanado había camiones del Ejército, vehículos policiales, gran cantidad de efectivos de ambas fuerzas, y muchos vecinos del lugar.
Los cuerpos sin vida de las víctimas fueron llevados a la Jefatura de la Policía de Tucumán y de allí cuatro de ellos (tres masculinos y un femenino) fueron inhumados en fosas comunes en el Cementerio del Norte de esta ciudad.

Otro juicio, en marzo

Un mes después, el 15 de marzo, también en Tucumán, comenzará el juicio en el marco de la causa "De Benedetti", en la que se investiga la muerte de Osvaldo De Benedetti, ocurrida en 1978 y por la que están acusados Videla, Menéndez, Jorge Eduardo Gorleri, Héctor Hugo Lorenzo Chilo, Jorge González Navarro y Alberto Carlos Lucena.
De Benedetti fue procesado por asociación ilícita y detenido en la Unidad penitenciaria N° 1 de la ciudad de Córdoba, a disposición del Juzgado Federal de Tucumán y del Poder Ejecutivo Nacional por decreto N° 1761/74. En carácter de "rehén", junto a otros presos provenientes de diferentes cárceles del país, De Benedeti fue retirado de dicho establecimiento carcelario el 3 de julio de 1978, por orden del Area 311 y trasladado a la Unidad Penitenciaria de Tucumán donde ingresó en la misma fecha. Posteriormente, y siempre conforme se desprende de las piezas acusatorias, en fecha y hora aún no determinadas con exactitud, pero posiblemente el día 21 de julio de 1978, en un lugar aún no identificado de la provincia Tucumán, De Benedetti habría sido ejecutado por personal militar perteneciente al III Cuerpo del Ejército, en un simulado intento de fuga.