martes, 3 de agosto de 2010

Más testigos amplian hechos contra los acusados

El 3 de agosto sepresentó Gloria Di Renzo, quien reconoció a un grupo de imputados. Esta semana, el tribunal seguirá escuchando declaraciones testimoniales en el proceso contra el ex presidente de facto que se realiza en la provincia de Córdoba

Este martes se reinició el juicio oral en Córdoba contra el ex presidente de facto Jorge Rafael Videla y otros 30 acusados por crímenes de lesa humanidad, cometidos en esa provincia durante el último gobierno militar.

En el debate, el tribunal continúa tomando declaraciones testimoniales.

La jornada empezó con la declaración de Soledad García . Tras un cuarto intermedio, se presentó Gloria Alicia Di Renzo, de 55 años y licenciada en historia.

Durante su exposición, Di Renzo dijo reconocer a los imputados Miguel Angel Pérez, Enrique Mones Ruiz, Videla y Luciano Benjamín Menéndez, por los medios, a Calixto Flores, Gustavo Alsina y Mirta Antón, como miembros de la D2, a Ricardo Rocha y Carlos Hibar Pérez. “Quiero aclarar que a Antón, Calixto Flores, Ricardo Rocha y Yanicelli los reconozco por las torturas que recibí en la D2”, señaló.

A continuación, parte de la declaración de Di Renzo:
“Luego de mucho tiempo de sucedido todo, en el año 1996, allanaron mi domicilio y entre las personas que fueron estuvo Yanicelli y, en tono muy soberbio, me decían: ‘Hola, hola, somos los mismos, somos los mismos’.”
“A todos los conozco porque estuve detenida en la UP1. Tengo interés de que se haga Justicia.”
“A la edad de 20 años fui detenida en un domicilio en el cual estaba de paso, el 13  de septiembre 1975. Irrumpieron violentamente y, diciendo que eran de la Policía, comenzaron a revolver todo y me quisieron hacer firmar un acta de secuestro, por unos supuestos papales que sacaron de mi cartera. Me llevaron a la cocina  y me obligaron a realizar actos por mi condición de mujer.”

“Me realizaron de todo tipo de torturas, me picanearon, me hicieron la mojarrita, me violaron.”
“Un día me llevaron. Comenzaron a realizarme preguntas y, ante mi negativa, comenzaron a golpearme, esta vez vestida. En todas la otras oportunidades estaba desnuda.”
“El 17 de septiembre me trasladaron al Policlínico. Durante un par de días, mi estado era lamentable, estaba muy golpeada y muy deteriorada. Estuve allí y logré recuperarme. Luego fui trasladada a la UP1.”

Su paso por la UP1
“A partir de febrero de 1976, el régimen en la cárcel cambió radicalmente. A los pocos días del golpe, el Penal fue tomado por los militares.”
“El día que entraron los militares nos requisaron, nos desnudaron, nos hcieron un simulacro de fusilamiento y nos sacaron todas nuestras pertenencias.”
“Nos aislaron. Comenzamos a sufrir maltrato por parte del personal militar. Entraban en cualquier momento del día y nos obligaban a realizar ejercicios militares. Eso se mantuvo durante todo el tiempo que estuve en la Unidad Penitenciaria.”


La muerte de Diana Fidelman
“En abril trasladaron a Diana Fidelman. Unos días después la trajeron y nos contaron que en la D2 había sido objeto de tortura, que había presenciado la muerte de Chavarini, marido de Tati, María Ester Barberis. Después dijeron que había intentado escapar.”
“En mayo fue trasladada de nuevo Diana Fidelman y fue matada ese mismo día. Nos enteramos por radio que tenía un guardia cárcel, que habían muerto Diana Fidelman, Yong, Svaguza, Hernández, entre otros compañeros, de igual modo, en intento de fuga.”

Las muertes de Arquiola y Bauducco
“El 29 de junio fue sacada del penal Marta Rosetti de Arquiola. Fue traída luego de un par de horas, porque uno de los vehículos militares había tenido un desperfecto. Al día siguiente entraron de vuelta, la sacaron junto conmigo, nos golpearon y nos dijeron que nos iban a matar.”
“El 30 se la llevan a Marta. Luego de esto, vino la celadora y nos dijo que la habían matado, junto con un chico de apellido Flores.”
“El 5 de julio lo mataron a Bauducco en el patio de la cárcel. Nos enteremos por las señas desde un pabellón a otro de un preso común. Yo estaba junta a su pareja, Doris Barbieris, cuando nos enteramos.”

“La Charo” y “El Turco” Moukarsel
“María del Rosario Miguel Muñoz, la “Charo”, fue estaqueada el 10 de julio de 1976, en el patio del pabellón de mujeres. Fueron las mismas estacas que al tiempo usaron para estaquear a Muokarzel.”
“Por las celadoras nos enteremos de que el autor de este tipo de muertes era Alsina.”
“Vi que Alsina saco a ‘Charo’, la desnudó, la estaqueó en el patio. Esto lo vimos directamente, porque estábamos terminando de almorzar.”
“Con Moukarzel, Alsina ordenó que dejaran abierta la ventanas así presenciáramos su muerte. Estaba desnudo, le tiraron agua. El teniente Alsina quiso que ‘El Turco’ gritara ‘¡viva el Ejército Argentino!’, entre otras cosas. Como no lo hizo, entonces lo dejó muriéndose ahí.”
“Qué triste es la victoria para un verdugo cuando la víctima no se rinde. Nos fortaleció ese hecho, su valentía, ese saber o modo de cómo actuar.”

Informe: Natalia Brusa

Con el desgarrador relato de una ex presa sobreviviente de la Unidad Penitenciaria Nº1 (UP1) el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de Córdoba retomó el juicio oral contra el dictador Jorge Rafael Videla, el ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, y otros 29 acusados, por crímenes de lesa humanidad.

El tribunal escuchó a la testigo Soledad García, una ex presa de la UP1, actual dirigente del gremio provincial docente (UEPC).

Durante su emotivo relato, Soledad recordó "de manera dolorosa" las torturas que debió sufrir cuando fue detenida el 9 de marzo de 1976. También contó los vejámenes que padecieron sus compañeras. “Las hacían parir esposadas a la cama y con los ojos vendados”, señaló.

Soledad es la 17ª testigo del juicio
Dijo que en principio, al ser detenida, la llevaron al temible departamento de inteligencia D2. "Salvo el que manejaba, todos me golpeaban.Nos golpean brutalmente y nos insultaban; nos manoseaban , nos ahogaban, en búsqueda de cosas incoherentes. Yo no entendía”, agregó.

La testigo contó que lo más terrible fueron los simulacros de fusilamiento. "A la noche se ponían como locos con nosotros", dijo.“Un sábado a la tarde me sacó la capucha un joven y me dijo están pasando cosas afuera, están tus compañeritos, te quedan dos cosas para hacer, si te quedas acá te quedas tranquilita, si te vas con ellos apareces con un tiro en la nuca en una cunetita”, dijo en su crudo relato.

También reveló detalles sobre el asesinato de José René Maoukarzel ocurrido en la UP1 el 14 de julio de 1976. Dijo que vio como personal militar “lo torturaba" y luego en un día frío “lo estaquearon".“En otro momento pude ver como lo estaqueaban, le tiraban agua y lo insultaban aun muchacho que después me enteré que era médico del San Roque, Moukarzel. Yo vi varios vestidos de uniformes como en una ronda”, dijo.Contó que al producirse el Golpe de Estado el 24 de marzo del ´76 "todo cambió en la cárcel.A tal punto que los militares amenazaban con "matar a todos".

Niños
Cuando la testigo llegó a la UP1, le llamó la atención ver a unos niñitos gateando, una era la hija de Marta Rosetti de Arquiola, el otro era el niño de Liliana Paez.Después de muchos años la vio a la hija de Marta Rosetti y le dijo “yo te vi. gateando en el penal”.También narró los momentos en los que fueron sacadas de la cárcel María Esther "Tati" Barberis", asesinada el 19 de junio de 1976; Diana Beatriz Fidelman y Marta González de Baronetto asesinada el 11 de octubre de 1976.

“Cuando llegué al penal para mí fue un alivio. Era un penal con reglas democráticas. Llegó un abogado de la UEPC y me pudieron hablar y abrazar. Era el 23 de marzo. Al día siguiente fue el golpe y a los pocos días, lo que vino después , me da frío recordar. Nos desnudaron a todas y nos sacaron desnudas al patio para una requisa. Nos tuvieron un buen rato desnudas en el patio", manifestó.

Devoto
García dijo que desde la UP1, fue trasladada a la cárcel de Devoto."Íbamos en el piso de un avión, junto a otros compañeros, y pernanentemente nos gritaban, ahora los vamos a tirar al río", añadió.Recuperó su libertad en junio de 1980 y luego se radicó en España. "En Devoto había un capellán que le pusimos San Fachon, porque era igual o peor que un militar en su trato", dijo.“Cuando llegamos a Devoto nos metieron a una iglesia y nos desnudaron ahí delante de un crucifijo”, dijo.“Cuando nos hicieron la requisa desnudas a todas la mujeres en el patio, pensaba ojala que los niños ya no estén.“

Sobre Menéndez y Videla
“Para algunos Menéndez era un ídolo y lo nombraban siempre, algunos decían que todas la órdenes bajaban de Videla y que de Videla para abajo todos tenían que pensar igual”, recalcó.García dijo que le quedaron secuelas del cautiverio."Tengo la rodilla izquierda dañada. Otro síntoma es una fibromialgia. No conozco un lugar mas frió en el mundo que las cárceles", sentenció.
Por Lisandro Guzmán

Crudo relato de los minutos finales de mujeres presas en la UP1
Norma Susana San Nicolás, la primera ex presa en declarar en el juicio a Videla, relató hoy cómo se vivieron dentro de la Unidad Penitenciaria Nº1 (UP1) los “traslados” de reclusas que luego fueron asesinadas en simulacros de fuga. Incluso detalló cómo una de las detenidas fue “estaqueada” en un patio del penal.

San Nicolás hizo mención a los asesinatos de Diana Fidelman (ocurrido el 17 de mayo de 1976); Esther Barberis y Mirta Abdón (19 de junio de ese año); Marta Rosetti de Arquiola (30 de junio); Liliana Páez (20 de agosto); y Marta González de Baronetto (11 de octubre).

La muerte de Fidelman
La testigo recordó ante el Tribunal Oral Federal Nº1 que Fidelman, su compañera de celda, había sido “trasladada” antes de la fecha de su asesinato. “Vinieron a buscarla y le dijeron que la iban a llevar a judiciales. Preguntó porqué a esa hora porque era muy extraño, era de noche. Unos días después Diana volvió y nos contó que la habían llevado a la D2 con otros varones del pabellón 8 y que había sido sometida a varios tipos de tormentos, incluso que había sido violada”, dijo.

Después llegó el “traslado” del 17 de mayo. “Ella hablaba fuerte para que escucháramos . Ella explicaba que ya había sido sacada, interrogada, que ella estaba a disposición de la justicia que no entendía por qué la iban a llevar de nuevo. La ataron la vendaron y se la llevaron”, relató.

Ese día, junto a otros cuatro presos de la UP1, fue fusilada en calle Neuquén y la costanera del río Suquía, cerca de la cárcel de San Martín, lo suficiente para que el resto de los detenidos escucharan los disparos. “No pasó demasiado tiempo pero se escucharon ráfagas y disparos. En un primer momento no asociamos nosotros que podía ser algo que había sucedido con Diana, pero al otro día cuando vino la celadora de la mañana venía desencajada y nos dijo: Los mataron a todos”.

Parto en la cárcel
San Nicolás también recordó que la presa asesinada Marta González de Baronetto -entonces esposa del actual secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad, Miguel Baronetto- “había parido a su hijo Lucas en condiciones infrahumanas, atada y esposada a la cama.Cuando la vienen a buscar, por la mañana, ella piensa que la viene a buscar para llevarla a hacer el trámite de anotar a su hijo. Le pide una campera a una compañera y me dice a mí:`Lo voy a anotar al Lucas`. Yo sentí que no era para eso (…) y le dije `preparate para lo que sea”, recordó.

Como Moukárzel
San Nicolás, que primero fue torturada en el Departamento de Informaciones (D2) antes de ser llevada a la UP1, recordó que una vez el acusado Gustavo Alsina hizo “estaquear” a una detenida, un episodio similar al que le costó la vida René Moukarzel.

“Alsina había sacado a las detenidas Galárraga y a Charo Muñoz y las había llevado a un patio interno y la había estaqueado a Charo Muñoz. Pretendía que Galárraga le echara agua a Charo mientras ella estaba en esa situación. Hizo que Charo se arrastrara en el barro antes de estaquearla”, dijo.“No podía tragar la comida porque estábamos escuchando lo que pasaba en el patio y me paré. En ese momento entró Alsina y me vio parada y me dijo ‘¿querés ver?’. Me agarró del brazo y me llevó una celda y me abrió la ventana y me dijo: Mirá lo que soy capaz de hacer con todos ustedes”, declaró San Nicolás.