miércoles, 18 de agosto de 2010

Día 19 con relatos del terror

Miguel Pérez, uno de los más de 30 torturadores imputados.
"A mi lado mataron a Bauducco"
Vera estuvo al lado de Bauducco cuando le pegaron un tiro y relató el episodio. Otro de los testigos dijo que el "Gato" Gómez torturó a un bebé frente a su madre para sacarle información

Concluyeron las testimoniales pertenecientes a José Niztzschmamn y a Humberto Eduardo Vera en el marco de las causas que se siguen en el Juicio Histórico al ex dictador Jorge Rafael Videla y Luciano Benjamín Menéndez. Ambos testigos fueron presos políticos en los años de la dictadura y revelaron importante información sobre los hechos de tortura y asesinatos, particularmente del caso de José Bauducco.
Humberto Vera fue secuestrado en 1974 acusado de formar parte del copamiento de la Fábrica Militar de Villa María. Lo trasladaron policías de civil al Departamento de Informaciones (D2) donde recibió duros tormentos. Una de sus torturadoras fue identificada y se encuentra en el banquillo de los acusados. Se trata de Mirta "la Cuca" Antón, quien lo golpeaba en los testículos y pinchaba con alfileres. “Pude verla cuando se me corrió la venda luego que me golpearan y la reconocí porque íbamos al mismo club de baile”, dijo el testigo.
Por otra parte, Vera dio un clarísimo relato de cómo asesinaron a Bauducco en la Unidad Penitenciaria (UP1). Luego de una requisa los detenidos fueron cruentamente golpeados y obligados a desnudarse contra la pared del patio de la cárcel. El cabo Pérez golpeó especialmente a Bauducco y le ordenó que se ponga de pie. “Yo le dije a Paco (Bauducco) que se levante porque pensé que se estaba haciendo el zonzo”, relató el ex preso político. Sin embargo su compañero se encontraba en muy mal estado y no se movió por lo que el cabo Pérez le disparó en la cabeza. "El cayó a mi lado y yo vi como le salía humo entre los pelos, incluso se sentía el goteo de la sangre cayendo a la alcantarilla”, narró, muy emocionado, el testigo.
Por último Vera agregó que Pérez “tenía una especial afección por golpearnos y tenía un importante olor a vino”.

Relato complicado
En la jornada de ayer, el primer testigo en declarar fue José Niztzschmamn e involucró puntualmente a Miguel Angel "Gato" Gómez como el más sanguinario de todos. Incluso dio cuenta del terror vivido en la D2 cuando dijo que "el Gato" había preparado “una soguita” y se la había atado a los testículos del bebé de una detenida mientras “le decía: ¿vas a hablar o no?”.
Llegado el momento de aportar sobre el asesinato de José Bauducco en el patio de la UP1, el testigo involucró en la escena del crimen al teniente Alsina, uno de los imputados en el Juicio Histórico. Esto despertó la ira del abogado defensor, el doctor Viola, quien le remarcó una serie de inexactitudes de su relato. Viola le hizo saber al Tribunal que Niztzschmamn ya había declarado sobre el tema en la Conadep y no había mencionado a Alsina. “Es evidente que este testigo está mintiendo, por lo que pido que se lo impute por falso testimonio porque quiere perjudicar a mi defendido”, sentenció el abogado.
Hay que tener en cuenta que han transcurrido más de 30 años de aquellos episodios cargados de tragedia donde los presos no contaban con la posibilidad ni siquiera de realizar las denuncias correspondientes y, según cuentan en el Juicio Histórico, muchos no sabían exactamente de qué hechos se los culpaba. Incluso algunos no militaban ni formaban parte de organizaciones sociales aunque fueron torturados, como el caso de la testigo Waisman.

En la decimonovena jornada estuvo presente la embajadora argentina en México, Patricia Vaca Narvaja, quien cargó contra funcionarios actuales. “Hay muchos jueces que todavía vienen de aquella época e incluso juraron en las actas del proceso nacional. Ellos convalidaron las aberraciones de la dictadura, no haciendo lugar ni recibiendo las tremendas denuncias. Por supuesto también hubo sectores de la Iglesia que lo único que hacían era consolar, pero también acallaban y no daban cuenta de estas denuncias.” Vale recordar que su hermano, Hugo, fue fusilado junto a de Breuil y Toranzo en 1976.

Texto y fotos: Facundo Martínez
(especial para EL DIARIO)