miércoles, 4 de agosto de 2010

Testigo secuestrada cuando era estudiante contó los "días de terror" en la UP1

Se trata de Stella Maris Grafeuille de Tissera. El imputado Alsina, pidió hablar pero luego pospuso su decisión
por Lisandro Guzmán
 
Stella Maris Grafeuille de Tissera, una ex estudiante secundaria que fue detenida durante la dictadura militar, declaró hoy como testigo en el juicio contra el ex dictador Jorge Rafael Videla, y contó los días “de terror” que vivió en la Unidad Penitenciaria Nº1 (UP1) de Córdoba.

En el marco del juicio que se le sigue a Videla; al ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, y a otros represores, declaró hoy una nueva testigo que había sido detenida en Río Cuarto el 22 de agosto de 1975 cuando tenía 17 años.

En la audiencia, Grafeuille de Tissera reconoció a Videla y Menéndez “por ser personas públicas”, además de los imputados Miguel Ángel Gómez de la Policía de Río Cuarto, Gustavo Adolfo Alsina, Enrique Pedro Mones Ruiz y Carlos Pérez.

La joven, al momento de ser apresada, estudiaba en un secundario y trabajaba en un negocio de unas amigas. La buscaron en su casa y, como no estaba, agarraron a su hermana y la empezaron a buscar por el trabajo y luego por un café de Río Cuarto.
Días de terror. "Al frente de la brigada que me detuvo estaba el "Gato" Gómez.  Me llevan a la delegación de la policía y me hacen entrar por un pasillo, me ponen una capucha en la cabeza, me empiezan a golpear y a preguntarme por personas de Río Cuarto. Me ponen arriba de una mesa y me decían que me iban a violar si no hablaba. Gritaban, golpeaban con una furia terrible", dijo.

“Después me llevan al fondo a  unos calabozos y me dejan esa noche tirada ahí. No sabía si había otra gente alrededor mío. A la mañana siguiente sí vi a otras compañeras. Así estuve cinco días hasta que las familias se empiezan a movilizar  y nos ponen a disposición juzgado Federal del Río Cuarto”, dijo.
En ese entonces fue condenada a tres años de prisión por "asociación ilícita". Posteriormente fue trasladada a la UP1.
“Nos trasladan vendadas y esposadas junto a Roxana Muguetti y Susi Bercovich . El que nos lleva es el Gato Gómez y creo que otro que se llamaba Nieto”, dijo.
“Muchas tenían sus niños en la cárcel y otras estaban  embarazadas", dijo ante el Tribunal. Stella señaló que tras el Golpe de Estado "comenzó el calvario".

"A principios de abril llegan y nos sacan al patio con mucha agresión, a los golpes con palos, nos ponen contra la pared, creía que ese día nos mataban a todas", sostuvo. “Luego de este día comenzó el terror en la cárcel, nos hacían hacer gimnasia militar, a cualquier hora", continuó.
Las situaciones de violencia eran todos los días. “Una vez entraron  nos pusieron de rodillas y nos cortaron el pelo con una tijera enorme de una manera que te dejaban pedazos largos, pedazos cortos, una manera de denigrar”, agregó. “Hubo una requisas vejatorias. Ya se habían dado algunas situaciones vejatorias con algunas compañeras, que entraban y las querían manosear”.
Para la mujer, las celdas eran como "un zoológico". “Teníamos que hacer nuestras necesidades allí".
“Yo hice unas figuritas con miga de pan. Yo elegía comer menos pan y guardar miga para hacer algo con las manos y no volverme loca", dijo.
La mujer también contó el "estaqueamiento de Charo Muñoz". A sa joven que murió en la UP1 le pedían que gritara "viva el Ejército argentino".
También reconoció haber visto como moría René Moukarzel. "Lo vimos estaqueado en el patio”, sostuvo.
Luego fue trasladada a Devoto. "Llegar allí fue como una liberación. Tenía otras aristas de terror pero era diferente”, señaló.

Alsina. El represor Alsina pospuso su decisión de hablar ante el tribunal para una próxima audiencia por lo que se hizo pasar a la primera testigo.
Tanto los abogados querellantes como los otros testigos y gran parte del público presente se retiraron del lugar, debiendo regresar de inmediato cuando Alsina decidió no hablar.

Segundo testigo. Otro ex preso político Daniel Roberto Juez, secuestrado el 6 de agosto de 1975 en su vivienda de la Capital cordobesa.
Tras reconocer a varios represores, Juez contó el calvario que vivió en varios centros clandestinos de detención.
Fue secuestrado junto a su esposa, suegra e hijos. Durante su relato recordó los padecimientos que debió sufrir en el D2. Reconoció entre otros al tucán Yanicelli y al Chato Flores. Hasta setiembre del año 1976 estuvo en la UP1.
Recalcó que en "ninguna parte del país" hubo un régimen tan represivo como en la UP1 de Córdoba. También contó detalles de las muertes que le tocó presenciar de sus compañeros de prisión.