viernes, 24 de septiembre de 2010

Menéndez dijo que es "víctima de un plan de desprestigio"

El ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, que también es juzgado en el proceso, pidió la palabra al tribunal. Fue en el juicio oral que se realiza en Córdoba contra el ex presidente de facto y otros 30 acusados por violaciones a los derechos humanos

En la audiencia de este jueves realizada en el marco del juicio oral contra el ex presidente de facto Jorge Rafael Videla y otros treinta imputados por delitos de lesa humanidad, el ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército Luciano Benjamín Menéndez pidió la palabra. A continuación, algunos tramos de su declaración:

"Nuevamente he sido objeto de una injuria y una calumnia. La semana pasada, Antonio Canizo dijo que yo pretendía que Lokcman me diera dinero a cambio de su libertad. No iba a contestar nada hasta que me detuve en una reflexión: en los primeros dos meses de audiencia ningún testigo nombró a Lockman, y para los primeros 60 testigos Lockman nunca estuvo en la cárcel. Pero desde hace un par de semanas, Lockman es nombrado permanentemente, siempre por cierto como un honrado comerciante objeto de extorsión. Como este cambio de actitud tiene todas las características de un plan sistemático de desprestigio para conmigo y el Ejército, voy a desmentir esos dichos".

"Lockman no era el único comerciante rico de Córdoba, y ni a él ni a ningún otro se lo hizo víctima de una extorsión. Segundo, y para desvirtuar definitivamente toda esta mentira, va una anécdota: una vez me pidió una entrevista un compañero de promoción mío, que no voy a nombrar porque está muerto. De inmediato lo recibí me explico que había sido enviado por Lockman para ofrecerme colaborar monetariamente con el Ejército a cambio de su libertad. Dí de inmediato por terminada la entrevista, aclarándole a mi compañero que Lockman, con ese torpe e insolente intento de soborno,  había alejado por completo su  salida en libertad mientras yo fuera comandante".
"Efectivamente Lockman salió de la cárcel después de que yo pasé a retiro".


La declaración de dos testigos

Durante la audiencia también declararon dos testigos. A continuación, algunos tramos de sus declaraciones:


Juan Pasennheim

"Presté servicio en el Batallón de Comunicaciones 141, como jefe de sección. Sobre el traslado del detenido Delgado, vagamente recuerdo el rostro. No estaba amordazado".
"El traslado se realizó desde la Penitenciaría hasta la prisión del barrio San Vicente. Iba sentado en la caja del vehículo. Era el año 1976".
"Recuerdo que era un camino de acceso largo. En la guardia de la penitenciaria me recibieron al detenido. No tuvimos que esperar".
"Al mayor retirado Alsina lo conozco porque estaba en cuarto año del Colegio Militar cuando yo cursaba primer año".
"Quiroga fue oficial instructor mío en el Colegio Militar y compartí funciones en el estado Mayor Conjunto".
"Con el Mayor Daloia somos compañeros de promoción del Colegio Militar. En el año 1976 el jefe era el Coronel Anadón".


Eduardo Cesar Marion

"Soy coronel retirado de Comunicaciones. Fuí compañero del curso de Armas de Alsina y compañero de la escuela militar de Mones Ruiz".

"En el año 1975 estaba destinado en el Liceo Militar Paz. Mi función era la de instructor de cadetes. Las responsabilidades de un instructor en el liceo son muy delicadas, porque se trabajaba con pupilos".
"Hacíamos misiones de apoyo. Además, realizábamos rastrillajes, identificación de personas, etc. Una vez recibí la orden y la misión del traslado de un preso y lo hice, creo que era del ERP o Montoneros. Fui a la penitenciaria, me entregaron al hombre y lo trasladamos con las seguridades del caso. Lo dejamos en el Tribunal y luego  hicimos en proceso inverso, dejándolo de nuevo en la cárcel. Creo que el preso se llamaba Moyano. Estaba impactado porque era la primera vez que tenia que tratar con personas del bando opuesto".
"Sé que falleció una persona por comentarios en la penitenciaria, por haber sido expuesto a bajas temperaturas·.

"En el Liceo estaba a cargo de los cadetes de primero y cuarto año. El jefe de compañía era el teniente primero Figueroa".
"Con Alsina hemos tenido buena relación es un excelente camarada, justo, estricto y severo".


Víctor Ángel Moukarsel, hermano de una de las víctimas.

“En julio de 1976 fui a llevarle ropa a mi hermano que estaba detenido. Como las visitas estaban restringidas desde el golpe, cuando llegué le entregue la ropa a un guardia y me resulto raro porque percibí una sonrisa burlona en su cara. Luego me enteré que para ese entonces el ‘turco’ ya estaba muerto.”
“Retiré el cuerpo de mi hermano en la morgue, estaba con 30 o 40 kilos menos, con claros signos de haber sido torturado. El panorama en la morgue era espantoso, había como 40 cuerpos en estado de la peor miseria.”
“Luego llevé el cuerpo de mi hermano con el cajón cerrado en una ambulancia hasta Santiago del Estero para evitar el sufrimiento de que mis padres lo vieran así. Estaba en un estado de total abandono.”
“Recuerdo que tuve la bonita responsabilidad de avisarle a mi hermano, en 1975, de la desaparición de su compañera Alicia. Ese fue el día que más triste lo vi.  Él conocía como se manejaba esta gente, sabía lo que podía pasar.”

Luego de este testimonio el Tribunal ordenó un cuarto intermedio hasta el próximo martes 27 de septiembre donde se continuara con más testimonios.

Informe: Natalia Brusa